Home / Cine  / Wonder Woman: la mejor película de DC hasta la fecha [reseña]

Wonder Woman: la mejor película de DC hasta la fecha [reseña]

Mujer Maravilla, Steve Trevor y camaradas en la Primera Guerra Mundial

Esta reseña tiene una primera parte libre de spoilers para que se animen a verla, y si ya la vieron, tiene una segunda parte con spoilers donde se discute con nombre propio todos los aspectos que hacen de Wonder Woman (2017) la mejor película que haya hecho DC hasta la fecha.

[Zona libre de spoilers]

Tras la deuda enorme que sigue teniendo Marvel con Black Widow, es refrescante ver cómo DC por fin le sacó ventaja con una buena (¡muy buena!) película en solitario de un personaje femenino. En un universo donde casi todo tiene un tufillo a reencauche, “Wonder Woman (2017)” muestra con un ímpetu impresionante un mundo que se siente nuevo, sin los traumas y las cargas que traen Superman, Batman y la totalidad del Escuadrón Suicida.

Me pareció más que justo que la película también fuera dirigida por una mujer (Patty Jenkins), quien ya había hecho un gran trabajo retratando a fuertes personajes femeninos de gran profundidad y carácter. Diana no es la excepción y la directora nos deja ver cómo sus enormes destrezas físicas y también su carácter se van forjando poco a poco, con esfuerzo, dándole credibilidad a una sólida historia de origen.

Este personaje de la maravillosa Gal Gadot, cuya aparición fue para mí el momento más alto de “Batman vs Superman (2016)” incluyendo la musiquita que le dieron Hans Zimmer y Junkie XL, vuelve a demostrar que no fue casualidad que nos gustara tanto cuando la conocimos. De hecho, esta película responde a varias de las pistas que nos dejaron allá, como uno de mis diálogos favoritos:

Mujer Maravilla: Esta cosa, esta criatura [Doomsday], parece alimentarse de energía.
Superman: Esta cosa es de otro mundo. Mi mundo.
Mujer Maravilla: He matado cosas de otros mundos antes.
Superman: [a Batman] ¿Ella está contigo?
Batman: Pensé que estaba contigo.

Steve Trevor en los cómics

Steve Trevor en los cómics

Pocas cosas me disgustaron de la película, y siendo muy exigente tendría que decir que fue la caracterización de Steve Trevor por parte de Chris Pine. No me malentiendan, lo hace muy bien, creo que capta el carácter y la personalidad del personaje adecuadamente, pero después de haberlo visto tantas veces en “Star Trek (2009)”, “Star Trek into darkness (2013)” y “Star Trek: Beyond (2016)”, se siente estar viendo otra vez a Jim Kirk desobedeciendo órdenes directas del alto comando. Pudieron al menos haberle dejado barba como en los cómics. Pero bueno, dejando este detalle de lado, el papel de Pine es clave en el desarrollo de la historia y es fundamental en el éxito de la narración, como veremos más adelante.

Otro aspecto menor, pero que me perturba bastante, es que la inmensa mayoría de las películas que llegan a nuestras salas en 3D  son una completa estafa: las filman en 2D y después las “inflan” para darles profundidad a ciertas escenas seleccionadas. En el caso de “Wonder Woman” de verdad se disfruta de la experiencia en 3D, y esto se suma a las razones para verla en pantalla grande.

Calificación:

Aunque pudieron manejarse mejor algunos elementos, son muchos más los puntos positivos. 9 sobre 10

[Zona de spoilers]

Esta cinta es una adaptación que se desmarca de las otras versiones que ya conocíamos de los cómics, las maravillosas películas animadas (como “Wonder Woman (2009)” o “Justice League: War (2014)”) y la serie de televisión al reinventar el mito de la Mujer Maravilla. Ya no es una amazona más que trabajó duro para ganar el honor de representarlas en el mundo de los hombres, sino que en esta versión Diana fue expresamente creada por Zeus para vencer a Ares. Eso explica por qué poco a poco ella se sorprende logrando cosas que ninguna otra amazona puede hacer, revelando su propio poder sin que nadie conozca realmente cuáles pueden ser sus límites.

Por otra parte, también fue acertado ubicar su aparición en el contexto de la Gran Guerra (Primera Guerra Mundial) y no en la Segunda Guerra Mundial como fue la intención de su creador William Moulton Marston, que quería representar el cambio de rol de las mujeres al entrar al mundo laboral cuando los hombres estaban en el frente luchando contra los nazis. De haberlo conservado igual, Steve (Trevor) y su banda de rebeldes atacando alemanes tras las líneas enemigas se hubiera sentido todavía más parecido a otro Steve (Rogers) haciendo lo mismo en “Captain America: The first Avenger (2011)”.

Una cualidad redentora de esta cinta en el contexto de la Liga de la Justicia es que por fin ofrece una explicación a por qué no hay dioses que intervengan en los problemas de la humanidad: sí existían dioses, pero todos perecieron hace milenios combatiendo a Ares. Esto es relevante porque no sonaría consistente que se acepte la existencia divina para justificar únicamente los poderes de Diana, pero se descarte el mismo argumento en todos los demás metahumanos. DC se ha esforzado por usar con ellos argumentos más científicos, como mutaciones, mejoras tecnológicas o simplemente ADN extraterrestre, siendo el más extravagante Shazam (Captain Marvel), que debe sus poderes a la magia, pero no directamente a una divinidad.

Wonder Woman y Steve Trevor

Wonder Woman y Steve Trevor

Otro aspecto sobresaliente de la película es que se aparta un poco de la clásica historia del héroe, en la que éste es definido por el villano a quien combate (de ahí que una cinta con un villano débil se desinfle como lo comentó Alejandro Serrano en “Ghostbusters (2016)”). En “Wonder Woman” es la relación con Steve Trevor la que define el carácter de la Mujer Maravilla,  no el villano Ares, cuya destrucción fue el propósito explícito de la creación de Diana por parte de un agonizante Zeus. Esto es clave porque ella al principio se sentía muy segura de sí misma y de su destino, pero tras asesinar a un hombre inocente aprende a las malas que las cosas no son tan claras como parecen a simple vista, la clara dicotomía entre bien/mal, luz/oscuridad no siempre aplica. El Steve Trevor de Chris Pine logra reflejar muy bien esa necesidad de hacer lo mejor posible con las obvias limitaciones de un ser humano, incluso recurriendo a tácticas poco honorables (como mentir o disparar sin ver al enemigo a los ojos) para lograr un bien mayor. Sin el ejemplo de Steve, Diana hubiera caído fácilmente en el discurso de Ares, para quien los humanos somos seres inferiores, débiles, inclinados por naturaleza hacia el mal si se nos da papaya.

Esto no significa que el villano haya sido débil. Por el contrario, el Ares de  David Thewlis (nuestro querido profesor Lupin de Harry Potter) combina el talento para enredar de un Loki y tres políticos greco-caldenses con el poder destructor de Doomsday. De ahí la referencia de Diana en “Batman vs Superman” a que “He matado cosas de otros mundos antes“.

Finalmente, hay quienes hubieran preferido que “Wonder Woman” fuera una película ambientada en 1918 y ya, no un enorme flashback desde el presente de Diana Prince. Permítanme diferir. Si algo se criticó de “Batman vs Superman” fue que los protagonistas pasaran, en menos de un minuto, de un enfrentamiento a muerte a volverse literalmente superamigos, simplemente porque sus dos mamás se llamaban Martha. Obviamente hay todo un trasfondo emocional delicadamente presentado desde el comienzo que explica el cambio en la mente de Batman, pero al no desarrollarse suficientemente en la película, quedó como un cabo suelto para muchos espectadores. Pienso que si Diana deja 100 años de bajo perfil y se une a la Liga de la Justicia simplemente porque Bruce Wayne le manda una foto, otra vez caeríamos en el síndrome de “¿Tu mamá también se llama Martha?”. “Wonder Woman” desarrolla el trasfondo emocional de esa decisión, necesario para que alguien que se sentía sin propósito (cumplió su misión de matar a Ares y perdió al amor de su vida) dé un paso al frente cuando el mundo más la necesita. Naturalmente Batman astutamente percibe que este es el camino para ganar a la renuente Mujer Maravilla como aliada, y esta película despeja el camino para su unión en “Justice League (2017)”.

¿Qué les pareció la película? ¿Creen que por fin DC aprendió la lección?

¡Gracias por leer!

@ApoloDuvalis

Arquitecto de software y estudiante de Maestría en Comunicación. Fanático de la ciencia-ficción, historia, ciencia y fantasía en todas sus formas, ya sean videojuegos, juegos de mesa, literatura o cine. Amante de Star Trek y Game of Thrones.

Review overview
2 COMMENTS

POST A COMMENT