Home / Cine  / Nuestro análisis de Guardianes (Защитники / Zashchitniki) 2017

Nuestro análisis de Guardianes (Защитники / Zashchitniki) 2017

Fui a ver Guardianes como hace mucho no iba a cine a apreciar una película, sin saber absolutamente nada de ella, sin haber visto tráilers, sin saber de qué se trataba o quiénes eran sus protagonistas.  Solo una que otra eventual imagen de su poster que vi en los “Próximos Estrenos” en una sala de cine local y en mi timeline de Twitter, siendo promocionada por su distribuidora en Colombia y una que otra persona diciendo que le gustaría verla o, creo que en la mayoría de los casos, preguntándose WTF con esta película.  Pues bien, habiendo ido a cine como en los 80’s y los 90’s, tuve varias sorpresas con esta película de origen ruso, unas muy buenas y otras no tanto. (pongo aquí el tráiler pero créanme que vale la pena verla sin haberlo visto).

La historia de Guardianes es muy parecida a la de los Avengers. En ella, una despampanante rubia llamada Elena Larina (Valeriya Shkirando), enmarcada 100% en los clichés de “persona que debe reclutar un grupo de personas” hace precisamente eso, reclutar un grupo de personas con habilidades especiales ya que el mundo entero está bajo una amenaza que, al principio, no está muy clara.  Vale la pena aclarar que en el universo de Guardianes, Rusia es el país que ha conquistado el resto del mundo y aunque en ningún momento se habla de comunismo o capitalismo, luego de la posguerra fueron los rusos quienes dominan el planeta.

Este grupo de personas que buscaba la Mayor Larina, fueron el resultado de una serie de experimentos en la década del 50, por un par de científicos, uno bueno y uno malo.  El malo, Avgust Kuratov trabajaba con el control de la máquinas a través de la energía y el bueno, Viktor Dobronravov (Aleksandr Komissarov), con manipulación genética para el mejoramiento de la raza humana.  El malo tuvo envidia de lo que hacía el bueno, ya que sus experimentos probaron ser más valiosos para la Madre Rusia, así que decidió robarlos y continuar por su cuenta con ellos, ocasionando un accidente que lo llevó a lo que se creía era su muerte.

Años después, en pleno 2017 y ante la reaparición de Kuratov luego de robar unos peligrosos tanques/arácnidos semi-autónomos y de controlarlos con su poder de manipulación de las máquinas a través de la energía, el gobierno ruso decide poner de nuevo en funcionamiento el programa “Patriota”, para reunir su grupo de súper humanos para enfrentar esta amenaza.  Gracias a una rápida búsqueda en la que imagino es una versión rusa de Google, encontraron fácilmente a Lernik (Sebastien Sisak), un monje ermitaño quien posee el poder de mover piedras y rocas con telequinesis, seguido por Termikhan (Sanjar Madi), un ninja lookalike bastante hábil con sus espadas curvas y capaz de teletransportarse, de tercero reclutan a Arseniy (Anton Pampushnyy), el científico del grupo quien además es capaz de transformarse en un hombre/oso a voluntad con todo lo COOL que puede sonar eso y finalmente a Kseniya (Alina Lanina), la mujer del grupo, bellísima también obviamente, quien puede hacerse invisible y tiene una piel que además de estar marcada por unos tatuajes luminosos también puede resistir calor o fríos extremos (sufre también de amnesia, pero esto es más o menos irrelevante en la película).  Y bien, si todos fueron experimentos de los años 50, esto también significa que ninguno de ellos envejece, valga la aclaración.

Reclutado el grupo en tiempo récord y sin tener que rogarles mucho para que decidan unirse de nuevo a “Patriota”, este grupo de súper camaradas emprende la misión para derrotar a Kuratov, fallando increíblemente.  De aquí en adelante, la película toma un rumbo un poco predecible, para ser sinceros, con un par de sorpresas nada más y un final que podría haber sido elaborado.

¿Pero es Guardianes una buena o mala película?

La respuesta es: Depende.  Para mi tuvo unos muy buenos momentos, siendo más una película “seria” ya que al contrario que con Avengers, los chistes entre sus personajes son más bien escasos (aunque no tanto como en Batman Vs Superman), el CGI es mucho más que decente y para ser una película de súper héroes, la historia tiene al menos un origen un poco diferente.  De hecho, pensé durante un buen rato que esta película parecía escrita por Mark Millar (dueño y creador del Millarword que incluye a Kick-Ass, Kingsman, Chrononauts, Superior, Super Crooks, entre muchos otros), ya que se deja entre líneas que este grupo de héroes ya tuvo su pasado, que incluso fue glorioso, pero que ahora se encuentran completamente rotos por dentro, con sus almas muertas, perdidas, que prefieren estar solos, que son tristes y que el hecho de reunirse de nuevo solo les devuelve un poco el ánimo de vivir y la razón de su existencia (algo muy recurrente en el Millarworld).

Guardianes (Защитники / Zashchitniki) 2017

Es una película con un oso grizzly que porta una metralleta ¡Qué podría malir sal!

Pero no, esta película, me atrevería a decirlo ya que vi por completo los crédito, es 110% hecha en Rusia.  Desde sus actores, pasando por su director (Sarik Andreasyan) y escritores (el mismo Andreasyan, Andrey Gavrilov y Gevond Adreasyan), al igual que sus productores, crew e incluso los pelacables, son rusos o al menos tienen nombres tan rusos como Ivan Ivanovitch Ivanovsky.  Esto le da un valor enorme al trabajo que hicieron con ella y más aún que logre estrenarse a nivel mundial y llegue a países Latinoamericanos como el nuestro.

Si le preguntáramos a la bellísima YouTuber rusa conocida como la Loca Lingüista sobre el grupo de actores principales, nos contestaría en su delicioso español que sus protagonistas no son ningunos desconocidos.  Si vieron algunos de sus perfiles en IMDB todos han participado en múltiples producciones en su país, en especial Valeriya Shkirando, algo que para los nacidos entre Moscú y Vladivostok debe tener un valor enorme.

(Mucha atención a la OST original, interpretada por July Tereshenko y la Orquesta Sinfónica del Báltico).

Otro dato que me llamó enormemente la atención, fue el presupuesto.  El costo total de su producción fue de $330.000 millones de rublos, algo que suena impresionante a primera vista, pero que equivale solo a unos $5 millones de dólares. Para ubicarnos mentalmente, según este sitio Web, el metro cuadrado en un apartamento en una ciudad como Moscú está alrededor de los ₽111,147.14, es decir que un apartamento de 120 metros cuadrados puede costar ₽13.337.640 (si alguien tiene cuentas mejor hecho que estas, me lo dice en los comentarios).  Esto puede o no tener valor, pero como ya lo mencioné antes, el CGI de esta película tiene unos momentos increíbles (así como unos errores enormes que parecían ser CGI de Paint), y el costo del pago de los actores no debe haber sido nada económico, además de que en el presupuesto no se especifica si eso incluye los gastos de marketing y promoción.

Criticar desde la barrera es muy fácil, pero hacer las cosas es lo complicado.

Sí, Guardianes parece una película de acción y súper héroes hecha para la televisión e incluso tiene esa estructura de opening, créditos de apertura y la presentación del logo del grupo de héroes al inicio.  Puede que parezca un capítulo largo y bastante cheesy del Capitán Power y los Soldados del Futuro con un presupuesto mega inflado, pero es una película que tiene un valor enorme como el primer paso en la industria cinematográfica rusa en contar una historia de súper héroes y alejarse del cine ruso triste y melancólico que generalmente vemos en países como el nuestro (una lástima, porque las comedias rusas son divertidísimas).

Guardianes (Защитники / Zashchitniki) 2017

Una escena poco predecible, aunque sin un sentido lógico, pero divertida.

Creo que es hora de comenzar a romper estigmas de lo que es Rusia como país, de dejar de envidiarlos solo porque tienen un presidente demasiado cool como lo es Vladimir Putin, de dejar de pensar que sus habitantes solo beben vodka y usan sombreros enormes, de creer que solo son cosacos que bailan música como la de Tetris y que todos se accidentan en sus vehículos y lo graban con sus dash-cams.

Guardianes es la prueba de que se puede hacer cine en cualquier país y contar historias diferentes adaptadas a su cultura.  Nos demuestra y nos prende las alertas sobre lo que está sucediendo en el cine de súper héroes por fuera del glamour de Hollywood y le da una lección al mundo de lo que puede lograr una industria cinematográfica cuando se lo propone.

Pero, aún así, Guardianes no es una muy buena película.

Nombre: Guardianes (Защитники / Zashchitniki)
Género: Acción, Sci-fi
Director: Saryk Andreasyan
Escritores: Saryk Andreasyan, Andrey Gavrilov, Gevond Andreasyan
Protagonistas: Anton Pamushnyy, Sanjar Madi, Sebastien Sisak, Alina Lanina, Valeriya Shkirando, Vyacheslav Razbegaev, Stanislav Shirin, Aleksandr Komissarov, Nikolay Shestak.
Calificación : 7/10

¡Gracias por leer!

@alejoserrano

 

P.S: La película tiene un Wilhelm Scream para que estén pendientes y al final una escena post-créditos, para que no se la pierdan.

 

<p>Hace 10 años un tribunal militar lo condenó a prisión por un crimen que no cometió, escapó del presidio y se instaló clandestinamente en Los Angeles. Hoy, aunque el gobierno lo busca, si alguien tiene un problema, necesita ayuda y puede localizarlo, tal vez pueda contratar a Alejo Serrano.</p> <p>Co-fundador y DGC de Geeks Magazine.</p> <p>En Twitter y en todos lados: @alejoserrano</p>

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT