Home / Videojuegos  / PC Gaming  / The Division 2 – No es una Relación Casual [Reseña]

The Division 2 – No es una Relación Casual [Reseña]

Tom Clancy's The Division 2Con la llegada de la generación de consolas comandadas por el PS4 y la Xbox One, se fue viendo un cambio a que los juegos siempre tuvieran un componente en línea ya que se tenía una infraestructura ya consolidada. Eso, sumado a la facilidad de poder sacar actualizaciones del juego de manera seguida, fue creando el camino para una nueva forma de enganche con los juegos que para ciertas empresas se le terminó llamando Juegos como Servicio (Games as a Service).

El camino lo emprendieron Destiny y Warframe, tratando de traer algo de los juegos en línea masivos como World of Warcraft mezclándolo con elementos de las franquicias RPG tradicionales como Diablo. Todo esto en un mundo compartido pero no a la misma escala, algo que necesitara chequear todos los días. Destiny tuvo su éxito, así no le gustara a todo el mundo y detrás de este salieron más juegos, como The Division (el original), que prometía capturar personas que los otros del «nuevo» género habían perdido.

Después de pasar sin mucha pena ni gloria, debido principalmente a una falta de elementos que nos enviciaran a volver semana a semana al juego, viene ahora la secuela, The Division 2, prometiendo ser el nuevo estandarte de los looter shooters, con más contenido repetible y con mucho más equipamento para probar.

Pensando en cómo describir esta nueva clase de juegos, que requieren mucho tiempo por los constantes incentivos a volver a jugar las mismas misiones, parecieran más como juegos parecidos a una relación sentimental, incluso así nos lo mencionó Louis Trupin, product manager de The Division 2 en la entrevista que le hicimos.

Entonces, ¿vale la pena empezar a salir con este juego o pasará sin pena ni gloria como otros? ¿Valdría la pena terminar nuestra relación ‘videojueguil’ actual?

¿De qué va el tema?

Los eventos del universo de The Division están ubicados en un presente realista en el que un terrorista ha soltado un virus mortal en los billetes de dólar durante un Black Friday en la ciudad de New York, causando que el caos se tome la ciudad, que es rápidamente puesta en cuarentena. Es así como el juego original cuenta la historia de una organización de agentes que viven con la población civil llamada The Division, intentando re-organizar la ciudad.

The Division 2 en Washington.

Bienvenido al veraniego y caótico Washington.

La secuela entonces nos ubica 6 meses después de los acontecimientos del primer juego, en el que (probablemente) el mismo agente del primer juego recibe una llamada de auxilio de Washington, ya que la cuarentena no ha servido para evitar la propagación del virus. Nuestro agente se desplaza a la capital para así también retomar el control, ya que también ha sido tomada por diferentes facciones que han controlado los diferentes sectores de la ciudad.

Los acontecimientos de la campaña no son muy memorables, pero sirven para poner al jugador en situaciones de liberar edificios y tejados diferentes pandillas, todos bastante armados.

Haciendo turismo en la capital

Es así como el juego nos arroja en un Washington replicado para que exploremos de manera abierta, aunque restringiendo zonas con enemigos de nivel bastante alto para que la exploración vaya pasando de manera más o menos lineal. Nuestra base de operaciones es la Casa Blanca y de ahí tenemos que ir liberando lugares emblemáticos de la ciudad que también sirven como asentamientos y zonas seguras que sirven para reestablecer nuestros recursos.

A pesar de que Washington no es una ciudad tan densa como puede ser New York -especialmente Manhattan- el hecho de que los eventos pasen en calles más abiertas y principalmente en verano, hacen que el juego no se sienta más pequeño por el cambio de ciudad. De hecho, la cantidad de edificios interactuables se siente mayor en esta secuela, también dando mayor variedad a los ambientes en los que combatiremos.

El mundo abierto de The Division 2.

Pasillos, escaleras, techos, todo está lleno de coleccionables.

De resto el juego está lleno de elementos característicos de los mundos abiertos de Ubisoft, con muchos elementos para explorar y ‘limpiar’, aunque debido a que la razón de nuestro personaje sea en conseguir mejor equipamento, encontrarse con algo nuevo siempre sirve para este objetivo. Adicional a esto, hay una especie de eventos públicos que suceden de manera aleatoria y le da vida a una ciudad para no sentirse en toque de queda.

Adicional a esto, el juego mantiene el concepto de las zonas oscuras, zonas del mapa en el que ‘todo vale’ y donde se encuentran muy buenas armas, aunque es posible volverse rebelde o encontrarse con agentes rebeldes y tener enfrentamientos con otros personajes manejados por humanos por aquellas armas.

Un detalle interesante es el hecho de que haya misiones para desbloquear estas zonas oscuras, incluyendo la primera que requiere llegar a un punto específico de la campaña, esto para familiarizar a nuevos jugadores en el concepto y en el mapa de aquellas zonas. Es un detalle que puede parecer molesto para los experimentados, pero parece una buena excusa para que todos los jugadores conozcan más sobre este aspecto del juego.

Cúbrete, Cúbreme

Con respecto a la jugabilidad, el core del juego es el de uno de disparos en tercera persona con bastante enfoque en las coberturas, muy al estilo de Gears of War. Nuestro personaje tiene un armamento bastante realista, aunque las habilidades tienen un aire futurista, que a lo mejor ya existe en el mundo.

Es así como tenemos para el combate la posibilidad de equipar 2 armas ‘grandes’ y una pequeña que podemos usar de emergencia. Las clases de armas principales que podemos equipar son de varios tipos, como lo son las subametralladoras, escopetas, rifles o hasta francotiradores.  En cambio en el arma pequeña, suelen ser pistolas pequeñas o revólveres. De hecho, el daño que hacen es bastante pequeño y solo están para momentos de emergencia o de no tener munición, ya que estas, para garantizar estar disponibles, tienen munición infinita.

El equipamiento es vital en The Division 2.

¡Armas, drones y hasta rodilleras son equipables!

Además de esto, nuestro personaje puede seleccionar hasta 2 habilidades tecnológicas para usar y que son bastante variadas, ya que cada uno de estos aditamentos puede tener hasta 4 o 5 variaciones que cambian bastante su uso. Por ejemplo, podemos tener un dron que cura a nuestros aliados o que ataque a nuestros enemigos.

Durante la campaña, el uso de estas habilidades tecnológicas no requiere mayor coordinación con nuestro equipo, sino más bien identificar si es el momento de usarlo. Muchas fueron las veces en las que soltaba la metralleta estática pero la misión pedía avanzar al cuarto de al lado, perdiendo la habilidad por completo.

El desarrollo de la historia nos da los suficientes puntos para probar todas de estas habilidades, ya que funciona como un gran tutorial de todas estas, así que no hay razón para ponerse a ahorrar en desbloquear este tipo de habilidades.

Agente Habilidoso

Hablando de habilidades, este es otro gran conjunto de posibilidades. De entrada, el juego permite adquirir habilidades pasivas para mejorar a nuestro personaje, esto es bastante básico y la verdad es fácil de lograr, ya que en la mitad de la campaña ya tenía todas desbloqueadas.

Estas habilidades pasivas desbloquean cosas del personaje como unas modificaciones base para todas las armas o el hecho de poder llevar más kits de curación en las calles. La verdad no resulta muy interesante y se ven más como otro paso en el tutorial del juego.

Las habilidades son muy importantes en The Division 2.

Hay varios tipos de enemigos, cada uno con no solo su punto débil, sino también con su punto en el que le podemos dañar su equipamento.

Pero, como buen tutorial, es el abrebocas al sistema de modificaciones del juego. Todo lo que nos podemos equipar de manera no cosmética tiene sitios para equipar modificaciones que nos dan bonificaciones de todo tipo y ahí es donde empieza todo el tema de cómo construimos nuestro personaje.

Al fin y al cabo, la campaña es solo un proceso que nos lleva al nivel de personaje máximo, para ahí sí encontrar los que este tipo de juegos ofrece: un armamento personalizable con habilidades que nos hagan únicos en un equipo, mientras cumplimos un rol.

Resulta entonces curioso que esos posibles roles no se vean mucho durante la campaña, junto con el tutorial del resto del juego.

Liberando Washington

Volviendo al tema de las modificaciones, las básicas se desbloquean haciendo misiones secundarias y opcionales presentes en el mapa.  La mayoría están ocultas como objetivos para mejorar los diferentes asentamientos del mapa, esto da un efecto secundario bueno en el sentido que vamos viendo cómo esas tareas secundarias a la misión principal van cambiando el mundo, en variada ocasión hasta físicamente y hace ver cómo las acciones del jugador sí están influenciando el mapa mismo.

Inicialmente no hay muchos puntos de interés, pero a medida que vamos explorando, todo tipo de actividades se muestran.

Esto va desde las decoraciones de los asentamientos hasta qué tan agresiva es una zona, ya que si realizamos varias de estas misiones secundarias, vemos como la cantidad de facciones enemigas va bajando y se va poblando más de aliados realizando tareas básicas como patrullas y recolección de recursos.

Otra de las cosas que alimenta el hecho de sentir que vamos mejorando la ciudad es el tema de especialistas, en el que personajes de los asentamientos que nos van encontrando acceden a montar su local en la Casa Blanca después de que lleguemos a un nivel de liberación de los asentamientos. Estos especialistas desbloquean funciones del juego básicas como lo son la fabricación de armas, hasta las zonas oscuras dentro del mapa del juego.

Esto hace que los sistemas más avanzados del juego se vayan revelando, incluso cuando estemos próximos a acabar la historia, lo que puede ser bueno en la mayoría de los casos, pero a veces tendremos recursos para hacer cosas que nuestra base de operaciones aún no está capacitada para hacer.

Peor solo que mal acompañado

Por más habilidades y armas que tengamos, definitivamente el mejor recurso que tendremos para superar las diferentes misiones es tener un escuadrón con personajes manejados por otros jugadores.

El juego está indudablemente balanceado, por lo menos en las misiones secundarias y de historia, para ser jugado en grupo, ya que la inteligencia artificial del juego abusa del flanqueo y puede poner hasta al jugador más veterano contra la pared si está jugando solo. Jugar solo entonces puede ser una experiencia gratificante, pero a muchos les parecerá más bien tedioso, ya que, al estar solo, no hay nadie quién te pueda ayudar si te abaten.

Afortunadamente, el juego cuenta con varios sistemas para que el jugador tenga la opción de jugar en un grupo y para el contenido que es estrictamente con el ambiente (PvE), la búsqueda de grupo siempre se inicia a petición del jugador, esto es bueno para aquellos que siguen sin querer buscar un grupo.

Usualmente los enemigos especiales pueden acabar fácilmente con nosotros si estamos solos, en grupo no les queda otra sino esconderse.

Es así como se nos ofrece armar un grupo para simplemente explorar el mapa, esto lográndose en las zonas seguras o también si queremos buscar un grupo para una misión en específico. La opción para búsqueda de grupo para una misión se puede realizar incluso en la entrada de la misión y se puede dejar la puerta abierta para ir comenzando la misión mientras encuentra otros jugadores.

Adicional a esto, de vez en cuando recibiremos una notificación de que un agente necesita nuestra ayuda, este es un sistema hecho para responder llamadas de auxilio de jugadores que probablemente empezaron una actividad solos y después de ser abatidos en combate, pueden pedir ayuda al exterior, bastante útil si vas bastante adelante en una misión y no quieres salirte para buscar un grupo.

Resulta curioso entonces que no se pueda hacer búsqueda para una misión secundaria, seguramente esto debido a que son más cortas, pero no necesariamente más fáciles que una misión de la campaña. Esto causó que usualmente evitara estas misiones si estaba solo.

La fase rebelde

Con respecto a los enfrentamientos entre jugadores, el juego cuenta inicialmente con la zona oscura y con enfrentamientos directos tradicionales. La zona oscura es un modo de juego propio de la franquicia en el que se nos arroja a un área en cuarentena en el que podemos encontrar muy buenas armas y enemigos poderosos, el problema es que todas las recompensas que nos encontremos acá, como salen de una zona en cuarentena, deben ser extraídas de manera especializada por un helicóptero.

Aquí es cuando las cosas se ponen complejas, ya que pedir una extracción alerta no sólo a enemigos sino a todos los jugadores que se encuentren en la misma zona, ya bien sea para aprovechar la extracción y poder sacar lo que hayan recolectado, sino también para robar lo que la persona está intentando extraer. Esto entonces se vuelve un juego de ambición en el que podemos rebelarnos a nuestros compañeros si consideramos que el riesgo del enfrentamiento es suficiente.

Cada Zona Oscura debe desbloquearse con una misión de reconocimiento para que la conozcamos antes de meternos al candeleo.

Si es el caso, nuestro agente será marcado como rebelde mientras permanezcamos vivos y a los otros jugadores se les ofrecerá una recompensa por eliminarnos.

Afortunadamente el juego cuenta un sistema de igualación de poder, que no sólo está habilitado para grupos durante misiones regulares, subiendo el nivel a todos los miembros del equipo al nivel mayor del grupo, incluyendo a los enemigos. Sino también, igualando el nivel de todos los jugadores que estén en la zona oscura, no solo en nivel sino en poderío de armas, esto quiere decir que una metralleta nivel 12, hará el mismo daño que el mismo modelo de metralleta, pero nivel 19, esto solo en la zona oscura.

Este sistema permite que jugadores que sientan que apenas van empezando también tengan chances de poder eliminar jugadores que pueden ser varios niveles superiores a ellos. Esto también ocasiona que uno puede guardar armas de bajo nivel, pero de buen rendimiento en las zonas oscuras.

El veredicto

The Division 2 es un juego bastante completo en su versión inicial sin expansiones, como jugador de esta clase de títulos es satisfactorio encontrarse con una experiencia que no necesitó de esperar a una gran expansión para terminar de tener contenido para masticar durante tiempo prolongado. En este sentido, The Division 2 pone un gran ejemplo a seguir a otras franquicias.

Lo más bonito está en los detalles, en aquellos cuartos olvidados.

Su ambientación realista puede dividir, ya que, al tratar de serlo, se encuentra con problemas propios del diseño y es la posible falta de imaginación para el tipo de armas y ambientes, de hecho, los más interesantes necesitaron ser bastante creativos para sentirse diferentes, por ejemplo, el centro astronómico mostrando un video de estrellas que hizo que el enfrentamiento tuviera una iluminación única.

Las armas, en el mismo sentido, siguen siendo las mismas de cualquier tipo de disparos, lo que no tiene nada malo necesariamente, pero las mismas armas, por lo menos en su estética son prácticamente las mismas que caen en los primeros momentos del juego tanto al final. El realismo también golpea en el momento en el que estando disparando con un rifle francotirador a la cabeza, habrá enemigos que resistan bastante, perdiendo un poco el tema de inmersión.

El paquete del juego es bastante completo, esto antes incluso de mencionar que el juego tiene planeado expansiones durante el año que son gratuitas para todos los jugadores, también dando ejemplo a otros juegos, el tema es, volviendo a la analogía de la pareja, de si a pesar de que conozcamos a una persona con todas las características positivas nos va a terminar gustando.

Las actualizaciones del primer año son todas gratuitas, excusa para revisar el juego tiempo después que lo acabemos.

A algunos la ambientación les gustará y se encontrarán con un juego bastante completo listo para disfrutar, a otros la ambientación les parecerá aburrida y más con una historia que en realidad no va a ningún lugar especial. A favor me queda decir que por lo menos en recompensas el juego siempre se siente bastante generoso y que cada actividad que hice iba teniendo su recompensa, dándole continuidad a esa satisfacción de progresión.

El tema depende de si te parece seguir saliendo con el juego, por más buen juego que parezca, ya que termina siendo una pareja bastante exigente, especialmente en la exigencia del tiempo.

Ficha Técnica

Fecha de Lanzamiento: Marzo 15 del 2019
Estudio: Ubisoft
Disponible en: PS4 (Usado en esta reseña), PC, Xbox One
Género: Disparos en Tercera Persona, Mundo Abierto, Siempre Online

Nota: 8/10

¡Gracias por leer!

@Darknil

Esta reseña se escribió con una copia digital de The Division 2 para PS4, suministrada a Geeks Magazine por la agencia LocalStrike.

Desadaptado del desparche. Se la pasa probando juegos pero tarde que temprano termina en un RPG o, en el peor de los casos, jugando Destiny. Disponible en @darknil

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT