Home / Cultura Pop  / Lo que me hace Geek

Lo que me hace Geek

Hace días nuestro compañero de Geeks Magazine Andrés Meza, mejor conocido como @ApoloDuvalis nos compartió una nota de la @RevistaElClavo donde participó dedicada al mundo Geek. Al ver dicha nota (El Clavo TV – Geeks (4T-C15) me dio un golpe notar que los Geeks aún estamos dentro del contexto de ‘raros’, ‘ñoños’ o ‘frikis’.

Para mi ser Geek no es un tema exclusivo de videojuegos, cómics y ciencia ficción o fantasía como lo expresé en mi post Geeks entre Nosotros; Ser Geek va ligado a la pasión y al empeño que invirtamos en aprender y encontrar eso que amamos, independientemente de que sea la fotografía o coleccionar souvenirs de viajes, ser Geek va ligado a la historia del objeto de nuestra admiración y a nuestra propia historia.

Por eso queridos lectores quiero contarles Lo que me hace Geek a mi @Carlos_Anturio.

Videojuegos desde que tengo uso de razón (o antes)

37869_mega_man_mega_man_2

No recuerdo bien cuál fue el primer videojuego que jugué, pero bien si recuerdo la fascinación que tuve al entrar en contacto la primera vez con un mando de Arcade.  A mi papá se le ocurrió que me gustaría jugar en una maquina recreativa y entró conmigo a un ‘jugadero‘ de maquinitas, me compró la ficha y me inició al mundo de los videojuegos. Papá, no sabes cuanto te agradezco ese momento y lo mucho que me alcahueteaste mi gusto por los videojuegos.

Luego vino mi primera consola en el año 1988-89, fue en nuestras primeras vacaciones familiares a San Andrés (cuando aún era el sitio ideal para el comercio y las novedades), la consola en cuestión no fue un Nintendo como podrían imaginarse sino un Atari 2600, de todas maneras para mí fue un verdadero acontecimiento esta consola, me trajo muchísima felicidad y bien recuerdo el Cartucho 32-en-1 con el que venía mi consola, tenia una serie de switchs para cambiar los juegos.

Gracias a la magía del Internet vuelvo a ver este recuerdo que creí perdido :')

Gracias a la magia de la Internet vuelvo a ver este recuerdo que creí perdido :’)

Luego vino la época del Nintendo (yo aún con mi humilde Atari 2600), dos amigos de la unidad donde crecí se habían hecho a un NES y a un NICHI-MAN «versión Chino/Colombiana del NES, muy popular por esa época», trataba de pasar el mayor tiempo posible jugando mientras ellos lo permitieran, una autentica obsesión. Recuerdo muy bien el impacto que generó en mi los juegos Renegade y Terra Cresta, literalmente no podía creer que existiera tal nivel de imaginación e interactividad. Los videojuegos eran lo mío y habían llegado para quedarse. Más tarde ese año un tío me regaló el NES, uno de los días mas felices de mi vida, luego llegaron los títulos que me marcarían, títulos que aún hoy en día juego y recuerdo: Super Mario Bros 3, Megaman 2 (mi juego favorito de todos los tiempos), Double Dragon 2, entre otros. Debido al alto costo de los juegos en esa época se usaba mucho el alquiler y mi papá con la paciencia y el amor que le caracterizaba, cada semana me llevaba al negocio de Don Orlando llamado ‘Casa Nintendo’ un jugadero/BlockBuster de videojuegos de barrio a escoger los juegos que tendría en alquiler ese fin de semana.

Nunca paré con los videojuegos, si bien no tuve el Super Nintendo (SNES), durante la época de su apogeo me las arreglaba para jugar donde amigos y donde Don Orlando, luego vino la era PlayStation y de la misma manera era ávido jugador de ‘poseteaderos’, como se les llamaba de manera muy despectiva a los lugares donde se reunían una veintena de jóvenes entre 12 y 20 años a jugar por ratos, desde 15 minutos «lo mínimo que se alquilaba» hasta lo que el bolsillo lo permitiera. En algún momento llegó el anhelado SNES por cuenta de un amigo de mi hermano que nos lo vendió muy barato, aunque ya había pasado de moda y existían consolas mucho más avanzadas en su momento, lo acogimos y le sacamos el jugo.  Por esa época ya jugaba en PC y aunque fue un breve periodo tuve la fortuna de conocer los juegos de disparos de primera persona y disfruté un juego que me impresionó por su calidad narrativa y capacidad de inmersión, hablo obviamente del aclamado Half-Life.

Los años pasaron y con mi inicio en la vida laboral siempre tuve la fortuna de hacerme a la consola del momento: Xbox, Xbox 360 y ahora PlayStation 4, además de convertirme en coleccionista de Retro-Gaming, donde principalmente busco los juegos que amaba de niño y no juegos ‘escasos’ y de ‘alto valor coleccionable‘.

Fue así como mi papá sembró la semilla Geek primigenia y esa semilla original se ha ramificado en un verdadero árbol de pasión y fascinación por los videojuegos, semilla que a su vez le sembré a mi hija Isabella, hoy una de nuestras blogueras en Geeks Magazine.

La Fuerza es intensa en mi…

El impacto generado por la saga de Star Wars en mi niñez fue definitivo para encaminarme por el camino de la fuerza y la ciencia ficción, mi genero cinematográfico favorito. Obviamente no estuve en los estrenos de Star Wars, pero si las vi numerosas veces alquiladas en las videotiendas a las que mi papá me llevaba. Pero para ser verdaderamente honesto la película que me marcó mi tendencia Geek y hoy por hoy una de mis favoritas, la verdadera semilla original a la que le adjudico todo mi gusto y amor por la ciencia ficción es A L I E N S, o ‘Alien 2’ como la vi etiquetada en el lomo del casette de Betamax en Video Fácil, la video tienda más grande y más brutal de la Cali de los 80’s.

Lo que me hace Geek

Greatest. Film. Ever.

Vídeo Fácil era un verdadero palacio Geek, supongo que el dueño, más que un simple negociante era un verdadero apasionado por el Séptimo Arte. El local era enorme y no solamente las películas estaban separadas por secciones, sino que tenia una ambientación especial, recuerdo que la sección de terror tenia la cabeza ensangrentada de una maniquí cortada por el cuello colgando de una mano que salía del techo ¡terrorífico y fantástico!  Si lograba convencer a mi papá, me alquilaba 3 películas y normalmente a pesar de la gigantesca colección de la video tienda me llevaba casi siempre las mismas, mi interés principal siempre ciencia ficción y nunca pude ponerme de acuerdo con mi papá para ver películas, las mías él decía que eran ‘pura paja’ y las de él, las de mafia, simplemente me aburrían, aunque hoy en día ya las he visto casi todas las películas que a él le gustaban y son maravillosas, pero en ese momento no eran de mi interés. Salíamos los dos felices, yo por ejemplo, con parte de la serie Visionaries: Knights Of The Magical Light, A L I E N S y Star Wars: Episode V, y mi papá con Contacto En Francia y El Padrino.

Los años pasaron y un muy mal día cerró Video Fácil, la vida siguió y el gusto por las películas Geek perduró, logrando plantar la segunda semilla Geek en mi hija Isabella y ahora por gusto de ella he visto más veces Terminator 2 y Matrix que Star Wars, aunque hoy en día su saga favorita es Los Juegos del Hambre y está más interesada en el Anime, sus series favoritas son Attack On Titan y Cowboy Bebop (La misma mía *Corre lagrima de orgullo).

¡Que no son juguetes! ¡Son figuras de acción!

1262160

Mis juguetes fueron juguetes hasta que dejé de jugar con ellos, luego en la preadolescencia fueron a parar a un cajón junto con mis ganas de seguir jugando con G.I. Joe’s, no tenía la cultura de la colección ni con figuras de acción ni con videojuegos, lastimosamente.

La historia que sigue es tal vez una de las más bellas que recuerdo de mi papá. Alguna vez durante mi niñez el me pidió un juguete mío para dárselo a un niño que no tenía juguetes; yo, como buen niño fastidioso se lo negué «incluido berrinche y diciéndole que eran míos y que no tenia porque regalarlos» al final le di el que menos me gustaba, de muy mala gana, la cosa quedó ahí, supuse. Sin que yo lo notase mi papá empezó a «robar» mis juguetes, cosa que noté algunos años después un día que visité su lugar de trabajo, el señor que cuidaba la bodega vivía ahí con su familia y tenía un niño pequeño, entré a pedir el baño y vi en el suelo de la sala, no uno, ni dos, sino toda una colección de camionetas Tonka que me había regalado mi padrino en una navidad, ya con 12 o 13 años y sin el egoísmo entendí a mi papá. El cajón donde había guardado mis G.I. Joe’s, Tortugas Ninja fue diezmado poco a poco, hasta que un día solo quedó un juguete que era de mi hermano. Que lindo y generoso mi papá 🙂 .

Muchos años después, un muy buen día cuando hija aún estaba en su fiebre Star Wars me dijo que quería un Sable de Luz, la llevé de inmediato a Pepe Ganga y le compré el Sable de Luke/Anakin Skywalker y ese mismo día me compré para mí el Soldado Clon más pequeño y barato, literalmente un «Yogo-Premio» y ahí empece de cero, con el más humilde de todos los juguetes de Star Wars mi fascinación por coleccionar figuras de acción, vehículos, Legos, y cuanto chéchere de Star Wars se cruza en mi camino (cuando tengo plata). Hoy sin tener una colección tan brutal como la de algunos amigos, tengo cosas que guardo con mucho esmero y cariño, cosas que son lo que soy, mi historia, mi yo Geek.

@GeeksMagazineCo mi familia Geek

Hace unos 6 o 7 años con la llegada de Twitter y las demás redes sociales me empecé a topar con gente muy chévere, gente muy Geek y a la que le tengo mucho cariño, especialmente a @alejoserrano quien más que un amigo es un hermano, un tipo tan genial e interesante como @ApoloDuvalis, una pelada tan cool y leída como @LinaMaO con quien he compartido conversaciones muy apasionantes en los 4 Geeks Talk y los demás miembros del equipo, Iván (@ivauruedar), Diana (@Photosyntetica), Ivonne (@IvonneWrites) y Dennis Armando (@DXP2) *BaDumTss. A ustedes muchachos, gracias y que se vengan muchos más posts ¡Me encanta leerlos a todos!.

Y a ti ¿Qué te hace Geek?

¡Muchas gracias por leer!

@Carlos_Anturio

Papá, ingeniero, Geek, una de las pruebas vivientes de que el código Konami no funciona, criado por lobos y a punta de pandebono, apóstol de La Fuerza y muy gordo para ser hipster. El Retro-Gamer en Geeks Magazine.

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT