Home / Series  / Netflix  / Por qué no veo Narcos [opinión]

Por qué no veo Narcos [opinión]

Primero:

Hace algunos años en el terminal de Cali, mientras esperaba que saliera el bus, escuchaba música con mis audífonos puestos.  3 niños que estaban en la sala veían la televisión que estaba a mis espaldas, muy atentos, con los ojitos fijos en la pantalla, hasta que rompieron en un llanto amargo y muy triste.  Me quito los audífonos, volteo a mirar al televisor y veo a Marlon Moreno corriendo con una pistola de oro, mientras la madre de los niños (o acudiente), les pregunta por qué lloran y su respuesta fue al unísono: van a matar al capo.

He tenido la oportunidad de vivir por fuera del país un par de veces, en 2005 en Argentina y en el 2013 en los Estados Unidos.  En el país Austral cada vez que mencionaba mi país de origen, surgía de inmediato el tema del narcotráfico y siempre fue recurrente que Sebastián Marroquín vivía en el exclusivo barrio de Puerto Madero y si estaba en alguna fiesta, luego de un corto proceso de «tomarme confianza» me preguntaban si tenía ‘merca’.  En Estados Unidos, algo más acostumbrados a todo tipo de latinos en el área de New Jersey no hubo conversaciones de este tipo, pero un poco más al centro del país no faltó el recelo hacia el colombiano que llegaba a entregar el trasteo y en una ocasión, tuve una charla de unos 15 minutos con un médico sobre este tema de nuestro país quien tenía la versión «Netflix» del asunto por unos documentales que había visto.

He vivido en Medellín un par de ocasiones, en un tiempo de casi dos años repartidos entre dos temporadas y los fondos de pantalla con la imagen de «El Patrón» y su imagen en taxis, busetas e incluso vehículos particulares, es algo demasiado común y de lo que nadie habla.  Viviendo allí, en el 2013 se popularizó un meme con la imagen de Escobar y su libreta de apuntes en el que preguntaba el nombre de alguien para mandarlo a matar, lo que a uno de mis compañeros de trabajo le pareció muy divertido e hizo uno de «dígame el nombre del cliente que no aprobó la campaña pa’ mandarlo a matar» y lo pegó en una cartelera, cosa que molestó muchísimo a una cliente y por la que se formó un problema que menos mal no terminó en un despido o algo así.

No veo Narcos

Este tipo de chistes son inspirados en cosas mucho más comunes de lo que uno quisiera.

Soy de una ciudad colombiana llamada Cartago, marcada fuertemente por el narcotráfico y donde la «cultura traqueta» jamás se ha ido.  Por esta razón, incluso dentro de mi propio país, la mención de mi ciudad natal siempre lleva consigo el asocio inmediato con ese flagelo y al cartagüeño siempre se le ha referenciado como narcotraficante.

Entonces:

Hice la labor de ver el primer capítulo de la primera temporada de Narcos.  Obviamente al ser una producción de Netflix la producción, dirección de arte y puesta en escena es absolutamente impecable.  Al estar dramatizando la década de los 80’s en Colombia, es absolutamente perfecto a como recuerdo yo mi niñez (soy del 78), los vehículos, la ropa, la forma de hablar, como se ven sus calles, los uniformes del ejército, la policía e incluso el color de como recuerdo era la vida cuando estaba creciendo.  Claramente la calidad de la serie no es el eje de esto que escribo.

No, no veo Narcos porque luego de ver su primer capítulo volvió y me quedó la misma sensación siempre que veo alguna película o producción televisiva, ya sea con un tinte de ficción o tratando de ser biográficamente lo más exacta posible, Pablo Escobar Gaviria es el héroe de la historia.

No veo Narcos

Cuando al finalizar el primer capítulo y llegan al momento en que tomaron esta foto entendí que Pablo Escobar no solo era el protagonista de la serie, era el héroe.

Dicen que quienes no conocen la historia, están condenados a repetirla y tal vez esta sea una de las historias más contadas de nuestro país y una de las que menos quisiéramos volver a vivir, pero si en algo fallan quienes las escriben y producen, es en mostrar realmente el tipo de persona que fue Pablo Escobar y quisiera creer yo que sin quererlo, terminan por elevarlo no solo al protagonista de la historia (obvio), si no al punto de un héroe y personaje ejemplar de nuestro país al que hay que imitar.

Sí, Pablo Escobar logró vivir entre lujos y excesos gracias a lo que decidió hacer para ganarse la vida y todos quisiéramos vivir así, pero en algún punto de la historia siempre se diluye todo lo que hizo para lograr el éxito.  Siempre ha sido así, desde apariciones muy breves en películas como Blow (donde fue interpretado por Cliff Curtis), en la que vimos a un Escobar que le abre el mundo del narcotráfico a George Jung (Johnny Deep), o como la novela colombiana Pablo Escobar: El Patrón del Mal, donde fue interpretado por Andrés Parra (y de donde se originó el meme que mencioné anteriormente), que lastimosamente le devolvió cierta popularidad que había perdido en años anteriores.

Este tipo de producciones terminan viéndose en todo el mundo y el problema no solamente es que muestran a Pablo Escobar como un tipo aguerrido, valiente y sumamente inteligente, también muestran lo fácilmente corruptibles que son la policía y el ejército colombiano.  Curiosamente, Bloque de Búsqueda una telenovela colombiana del Canal RCN (quienes han hecho mucho dinero con esto de mostrar lo malo de nuestro país), tuvo a bien mostrar un lado positivo de esto y los héroes eran quienes lo perseguían y no el perseguido.

Con esta producción de Narcos en Netflix, quienes ya aseguraron al menos 5 temporadas hasta el 2018, el tema es mucho más global y a diferencia de otras producciones, su canal propio de distribución y el estar prácticamente en todos los países del mundo, ha llevado esta historia, de nuevo, alrededor del planeta y bajo su estrategia de ‘binge watch’ ya imagino a alguien en la India queriendo salir temprano de su trabajo para llegar a casa a ver dos o tres capítulos seguidos de la serie de una sola sentada.

¿Que la historia es así y no hay forma de cambiarla?

No, eso sería imposible.  Pero creo yo que hay otra forma de mostrarla y aunque es obvio que para darle más «espectacularidad» a la serie, los guionistas deben agregarle un poco de fantasía a la historia para hacerla más interesante, pero cuando es precisamente el hijo de Pablo Escobar quien menciona en su cuenta personal de Facebook las 28 mentiras que el vio en la segunda temporada de la serie, no sé entonces qué pensar de la imagen que la serie está llevando de nuestro país al exterior.

Y si bien pensé mucho en si escribir este artículo en el blog, ya que otras series originales de Netflix me parecen fantásticas y hemos escrito aquí en el blog sobre ellas, (Daredevil, Jessica Jones, Stranger ThingsVoltron y todos en el equipo de Geeks Magazine estamos esperando el estreno de Luke Cage), cosas como esta que vi ayer me impulsaron a escribirlo:

Este proyecto de Vinyl Toys con la figura de Pablo Escobar son ese tipo de cosas que no deberían suceder y seguramente el que lo muestre aquí hará que se quiera volver un objeto de colección para quienes lean el post y les parezca hasta alto «tierno».  Igual para alguien en Estados Unidos, Europa o África seguramente será muy divertido tener este personaje en sus repisas, pero no deja de ser una figura de alguien que le hizo mucho daño a nuestro país.

No, no veo Narcos porque no quiero seguir siendo blanco de chistes y malos comentarios si en algún momento tengo de nuevo la oportunidad de viajar fuera de mi país. No veo Narcos porque no quiero que se me estigmatice mi pasaporte café que dice con orgullo República de Colombia.  No veo Narcos porque cuando las historias se tergiversan para hacerlas más divertidas y vuelven un héroe al que debería ser el villano, esa es la imagen que están vendiendo de nuestro país.

No veo Narcos, no porque la serie sea mala, todo lo contrario, pero si soy de los que piensa que en Colombia existen historias mucho más interesantes qué contar, lástima que no generen los ingresos que generan estas que solo muestran lo malo de nuestro país.

¡Gracias por leer!

@alejoserrano

Hace 10 años un tribunal militar lo condenó a prisión por un crimen que no cometió, escapó del presidio y se instaló clandestinamente en Los Angeles. Hoy, aunque el gobierno lo busca, si alguien tiene un problema, necesita ayuda y puede localizarlo, tal vez pueda contratar a Alejo Serrano. Co-fundador y DGC de Geeks Magazine. En Twitter y en todos lados: @alejoserrano

Review overview
3 COMMENTS
  • Zelticfrost 29/09/2016

    Vi Narcos, vi las 2 temporadas, lloré literalmente recordando malos momentos, acepto fui tonto pues me hice sufrir a mi mismo, pero debo decir que en la Serie los héroes son los agentes de la DEA, y Escobar es el malo y se ocupan de mostrarlo así malo, claro sin deshumanizarlo.

  • JVCOS 22/01/2017

    Sí, en los primero capitulos Pablo Escobar es el héroe, porque así fue en Colombia también inicialmente. Sin embargo, si sigues viendo la serie te darás cuenta que el no termina siendo el héroe, y quizás ese es uno de los puntos fuertes de esta versión. Te invito a que la termines de ver y no las estigmatices solo por ver 1 capitulos, luego de que la veas completa será mucho mas fuerte cualquier argumento que tengas en contra. Saludos.

POST A COMMENT