Home / Videojuegos  / PC Gaming  / Assassin’s Creed: Odyssey [Reseña]

Assassin’s Creed: Odyssey [Reseña]

Los juegos de mundo abierto tuvieron su gran auge desde la generación de consolas lideradas por la Xbox 360 y la PlayStation 3 y durante un tiempo incluso se pensaba que parte de la fórmula del éxito era que el juego tenía que ser de mundo abierto. Y pues claro, con éxitos como los de Grand Theft Auto, todos querían seguir ese boom. Dentro de aquellos que ayudaron a que fueran un éxito comercial y crítico fue el primer Assassin’s Creed, por allá en el 2007.

Esta franquicia se especializó en hacernos unos recorridos históricos basándose en la realidad de ciertos conflictos para entregarnos unas simulaciones muy buenas como las de Roma o los inicios de los Estados Unidos. Todo esto narrado alrededor de una guerra secreta desde el principio de los tiempos entre los Templarios y Asesinos.

Siempre fueron juegos enormes con muchas cosas por hacer, en los que tal vez su ambición fue su gran problema, ya que llegaron a sacar 9 juegos en 8 años, agotando a los mismos fans con tantas entregas que parecían ser una copia del anterior, llevándose críticas parecidas a los que reciben los juegos de deportes con sus entregas anuales.

Después de esto, la franquicia se tomó un merecido pero ligero descanso, reevaluando cómo recomponer la fórmula. Por ahora el cambio funciona, en Assassin’s Creed: Odyssey, su segunda entrega luego de haber replanteado la franquicia.

En La Antigua Grecia

Assassin’s Creed: Odyssey se centra en un tiempo antiguo, durante las grandes guerras del territorio griego, donde las leyendas sobre las que escribió Homero son sucesos recientes y por supuesto Esparta es protagonista con toda su regla.

Es así como seguiremos la odisea de Alexios o Kassandra, quienes son los espartanos protagonistas de este juego, con el detalle que desde el principio del juego escogemos con cuál queremos jugar mientras el otro es descartado en la historia, por lo menos inicialmente. La escogencia de uno o del otro no tiene un impacto en la jugabilidad y al parecer las interacciones cambian levemente como para identificarnos más con ella o con él, pero no tanto como para creer que hay que jugar 2 veces el juego, una con cada personaje.

Es una historia personal, hasta se podría decir de auto-descubrimiento, ya que principalmente se basa en conocer quién es la familia del protagonista, historia la cual se ve naturalmente interrumpida, ya que el juego ocurre durante la Guerra del Peloponeso, principalmente entre los conflictos de Atenas y Esparta. Mencionar tanto a Esparta lleva a la mente el nombre de un personaje del cine en particular, y sí, porque tenemos la Lanza de Leonidas como arma en vez de la conocida cuchilla escondida de entregas anteriores.

Assassin's Creed: Odyssey

Desde el principio es fácil terminar con pinta de la época, así sea la del ejército rival.

Las interacciones y el desarrollo de la historia pasan mayoritariamente con conversaciones en las que podemos indagar un poco más sobre los objetivos que tengamos en la misión en un estilo bastante parecido al de The Witcher 3, donde el juego nos indica qué preguntas avanzan la historia y cuáles son para profundizar sobre algún aspecto de la misión.

Una de las cosas nuevas que trae esta entrega es que la franquicia ha jugado con la existencia de lo sobrenatural, por ejemplo, las primeras entregas se basaban en conseguir la manzana del Edén, objeto que tenía los poderes de control sobre la humanidad. En Odyssey lo sobrenatural no es un artefacto sino el mundo en sí, ya que puede sueceder que nos encontremos por accidente con una montaña cuidada por la bestia reina de los jabalíes, o con criaturas mitológicas en las que el juego no busca encontrarles un sentido realista, pero sí aprovecha para darnos momentos divertidos de jugar sin preocuparse mucho por la lógica.

Assassin's Creed: Odyssey

Este es un solo un fragmento del mapa, tomado del zoom más lejano. ¡Hay mucho por hacer!

Esto nos deja con un mapa gigante que da cierta variedad de escenarios, entre villas pequeñas, ciudades más grandes e importantes y obviamente mucho mar para navegar, lo que se presta muy bien para la exploración histórica y aprender más de la era en que está situado el juego.

Adiós al Contragolpe

Sobre la jugabilidad, es imposible no pensar que este es un juego de retazos. Desde el menú del inventario, que parece sacado de Destiny, hasta el sistema de evasiones que tiene muchas similitudes con el de The Legend of Zelda: Breath of the Wild, convirtiéndolo en un juego en que el se nota el tomar cosas que gustaron de otros juegos para tratar de amalgamarlo e incorporarlo en su jugabilidad por lo que no se parece en nada a la saga de Assassin’s Creed en sus inicios.  Esto, obviamente, con sus cosas buenas y malas.

En resumen, es un juego que pasa de la importancia del contragolpe de un botón, a esquivar manualmente y atacar libremente.

Assassin's Creed: Odyssey

Las ya clásicas ejecuciones de Assassin’s Creed, pero esta vez si bien cargadas de sangre y gore.

Desde la entrega pasada, el juego pasó a ser un RPG donde las estadísticas del equipamiento y armas determinan qué tanto daño hacemos a los enemigos, todo esto también amarrado a un sistema de niveles con experiencia que incluso nos da una pista de si estamos listos para enfrentarnos con ciertos enemigos, lo que puede ser bastante estricto, ya que en dificultades bajas, enfrentarse a un enemigo de 2 o 3 niveles por encima del tuyo puede ser algo tedioso ya que el daño que se hace es mínimo.

Eso puede llevar a situaciones especiales, ya que el juego tiene un sistema ligeramente basado en los némesis de Shadow of Mordor, donde enemigos con capacidades únicas nos estarán cazando si hemos cometido algún crimen. Vencer a estos enemigos pueden darnos ítems muy buenos que nos suben el nivel de daño que provocamos, pero eventualmente nos encontraremos con algunos que nos llevarán varias decenas de niveles de ventaja, donde lo mejor es huir sin pelear, ya que sería un enfrentamiento contra un enemigo prácticamente inmune a tus ataques.

Assassin's Creed: Odyssey

El sistema de inventarios es bastante parecido al de Destiny, código de colores incluido.

Este tipo de eventos nos dan un poco de historias dinámicas, a pesar de que el sistema no esté tan desarrollado, pero hace que tengamos que tener nuestras precauciones cuando infiltramos una fortaleza, donde termina siendo benéfico tener el mayor nivel de sigilo posible.

Hablando del sigilo, uno de los aspectos más emblemáticos de la franquicia, usa buenos elementos donde se hace fluido y sin muchas esperas, aunque el hecho de que exista una diferencia de niveles entre tú y tus enemigos, hará que aunque nos aproximemos a un asesinato instantáneo como en otras entregas, solo le hagamos un cuarto de daño y empiece una pelea normal revelando nuestra posición.

Un elemento curioso que es nuevo son ciertos poderes que se recargan y se pueden realizar cada cierto tiempo, dándole un aire de combate como el de The Witcher, juego con el que comparte más de un elemento en común. Esto hace que el combate no sea necesariamente realista, pero sí le agrega diversión y le aporta variedad.

¡Es hora de explorar!

Por otro lado, aprovechando el gran tamaño del mapa, poseemos un barco de combate que en vez de cañones tiene arqueros, pero para efectos prácticos funciona bastante parecido a sistemas establecidos en la época pirata de Black Flag.  Esto provee un cambio en la jugabilidad si se necesita descanso y también una serie de misiones que nos darán una buena cantidad de puntos de experiencia si nos empieza a faltar para mejorar a nuestro personaje. Un detalle es que al principio nuestro bote es bastante débil, por lo que es mejor esperar hasta que encontremos un carpintero con el que podamos mejorar nuestra defensa y ataque, ya que la resistencia del barco no depende de qué tan bueno es nuestro personaje.

Assassin's Creed: Odyssey

Termina siendo más efectivo jugar a los ‘barquitos chocones’ si la posibilidad se da.

Aparte del barco, también poseemos transporte a caballo y un águila a nuestra disposición para explorar, ya que uno de los grandes cambios que propone esta entrega es un nuevo modo exploración, con lo que Ubisoft quiere quitarse un poco de encima aquella fama de llenar el mapa de íconos por limpiar. En esta ocasión el mapa se ve bastante vacío, incluso cuando hacemos la clásica sincronización de vista de águila.

Este modo exploración nos quita varias ayudas de dónde ir a una misión y más bien, a través de conversaciones nos da pistas sobre dónde ir, esto sólo es así cuando nuestro personaje no conoce el terreno y a base de indicaciones tipo “sur de la estatua”, “norte del pueblo X”, nos hace conocer más de cada sección del mapa. En realidad, el cambio es en general bueno y le da un toque más de vida a un mundo abierto gigante. Si no te suena mucho el cambio, el juego cuenta con la opción del modo tradicional en el que el indicador sale siempre.

Aún así, el juego ayuda bastante con el águila, tu compañera de exploración con la  que se pueden ubicar tesoros, enemigos y puntos de interés de las fortalezas a infiltrar con solo dar un paneo general del terreno.  Es un poco fácil caer en el vicio de dejar de explorar a pie y usar sólo el águila, pero de todas formas, para aquellos que les gusta planear una infiltración para que sea lo más silenciosa posible, usar el águila se vuelve una obligación.

Assassin's Creed: Odyssey

Ikaros, dime qué tanto ves antes de infiltrar.

Íbamos tan bien, pero…

Un tema incómodo que tiene el juego es el tema de las microtransacciones y las cajas de premio al azar (lootboxes), que te ofrecen mejoras directas para subir de nivel más rápido e incluso comprar armaduras y armas legendarias con dinero real.  El juego es divertido y las situaciones en las que es mejor huir por no tener el nivel necesario componen un elemento de jugabilidad dinámica muy buena, hasta que empiezas a pensar que tal vez debieras ser un par de niveles más alto y que el progreso no va a la velocidad que quisieras.

Y aquí es donde el tema se pone feo, porque a pesar de que no me he encontrado con barreras en las que no pueda continuar con la historia por no tener el nivel suficiente, pero esto ha sido porque he realizado muchas actividades secundarias a la vez que voy avanzando en la historia. Entonces no es claro si la historia está balanceada para que no sea absolutamente necesario el tener que comprar una mejora de experiencia por dinero adicional.

Assassin's Creed: Odyssey

Si el juego es bueno, ¿por qué la necesidad de acelerar su experiencia con micropagos?

Todo el tema de los micropagos parece innecesario, pero a la vez también parece puesto para que la tentación de caer en ellos esté y en un juego con tanto contenido, es una lástima que la opción de pagar para avanzar esté incluida tan grande y de manera tan obvia en sus diseños de menú.

Veredicto

Assassin’s Creed: Odyssey es un juego inmenso, con muchas cosas positivas sobre sus cambios de jugabilidad, que, a pesar de ser retazos de otros juegos, las une en una amalgama que termina funcionando muy bien.

Este es un juego que debido a su tamaño invita a ser jugado despacio, explorando y descubriendo no solo qué cuevas existen, sino también qué combinación de poderes y armas terminan siendo más útiles para cada situación. Por eso estorba tanto que siempre esté a disposición la herramienta de pagar para acelerar tu experiencia lo que termina incluso dañando la buena imagen del juego.

Por eso, después de avanzar bastante en la historia y de pensarlo con detenimiento, Assassin’s Creed: Odyssey es un juego con cosas que me gustaron, otras que siento que me deberían gustar y otras que no sé si están construidas para ser omitidas.

Fecha de Lanzamiento: Octubre 5 del 2018
Estudio: Ubisoft
Disponible en: PC (Usado para la reseña), PS4, Xbox One
Género: Acción con elementos RPG
Nota: 7/10

¡Gracias por leer!

@Darknil

P.S.: Jugar con Kassandra es mucho mejor que con Alexios.

 

 

 

Esta reseña se escribió con una copia digital de Assassin’s Creed: Odyssey para PC (Uplay), suministrada a Geeks Magazine por la agencia LocalStrike.

Desadaptado del desparche. Se la pasa probando juegos pero tarde que temprano termina en un RPG o, en el peor de los casos, jugando Destiny. Disponible en @darknil

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT