Home / Series  / The Mandalorian, la Espada de Damocles del universo de Star Wars [opinión]

The Mandalorian, la Espada de Damocles del universo de Star Wars [opinión]

The Mandalorian, serie exclusiva de Disney +, al momento de escribir estas líneas solo tiene tres capítulos al aire, pero por muchas razones ya se ha convertido en una de las favoritas de los fans de la saga y la han puesto al nivel de The Empire Strikes Back y Rogue One como una de las historias mejor contadas del universo de Star Wars. Y tienen razón, creo que desde el Episodio V, no había existido una sola producción de Star Wars que tuviera contentos a CASI TODOS los fans de la saga.

Star Wars, en esencia, es un western espacial con personajes buenos, personajes malos, bandidos, forajidos, traficantes de buen corazón, malos que al final resultan ser buenos y personajes buenos que en el fondo son muy malos. Star Wars también fue, en el tiempo en que se lanzó la trilogía original entre 1977 y 1983, una crítica a la sociedad, a los gobiernos, a la falta de inclusión e incluso a las tiranías, pero todo de forma muy sutil, una especie de sub-texto que estaba ahí para que lo entendieras quizás a la primer vez que la vieras o después de repetirla por veinteava vez y que fueras un poco más maduro y consciente de la sociedad.

Para mí, uno de los grandes fallos de la trilogía nueva es querer imponer sus críticas sociales pero con una cachetada a la cara, sin sutilezas y quitándole lo que hacía divertido a las películas originales (y también a Clone Wars, Rebels, Rogue One y en general a todo el contenido alrededor de Star Wars), para cumplir agendas libertarias que no contribuyen a que las películas sean entretenidas y una pieza de arte que pueda consumirse en distintos niveles y durante diferentes momentos de la vida. Otro de sus grandes errores es el casting, y aunque admiro muchísimo a Adam Driver como actor (su papel de un simple conductor de bus en Paterson es una genialidad) pero para mí no ha logrado imprimirle carácter al personaje de Kylo Ren y no quiero ni hablar de Alden Ehrenreich como Han Solo y su completa ausencia de capacidad actoral y falta de química con el resto de los actores de su película en solitario. Pero eso es un tema aparte.

Ahora, con The Mandalorian, Disney y Lucasfilms han puesto la Espada de Damocles sobre ellos mismos, porque están presentando un contenido original, entretenido y que la enorme mayoría de los fans amamos, porque cómo no engancharse con esta historia fiel a lo que podría esperarse del universo de Star Wars, esta versión espacial de Django (la de 1966 con Franco Nero, no la de 2012 de Tarantino), en la que su protagonista carga su propio ataúd a todos lados, en este caso su armadura hecha con acero Beskar mandaloriano y va desarrollando una historia cuyo camino va cruzándose con personajes que de verdad se siente que pertenecen allí, a ese universo fantástico de Star Wars como lo son The Client (el fantástico actor Werner Herzog), Greef Karga (Carl Weathers) y Kuill (Nick Nolte). Ellos están allí, pero además pertenecen allí, se sienten reales, se sienten familiares, no son ajenos a la situación y solo estoy mencionando a tres de ellos.

De lo que sí podemos estar seguros, es que no hay la más mínima posibilidad de que algún personaje del Episodio IX pueda competir en cuteness y en el cariño que le han tomado los fans al Baby Yoda de The Mandalorian. Ni siquiera el sacrificio final de C3PO que ya medianamente nos anunciaron en los tráilers del Ep. IX podrá superar el momento en que “Mando” lo descubre al final del primer capítulo.

Baby Yoda - The Mandalorian

Baby Yoda, solito, puede derrotar a Kylo, Rey, BB-8, D-O y a una horda de Sith Troopers, si se lo propone.

The Rise of Skywalker la tiene difícil y su destino pende de una crin de caballo, porque las comparaciones llegarán y si el Episodio IX cierra esta trilogía con la misma tibieza, las mismas historias mal contadas y las pésimas decisiones con sus personajes, va a ser imposible no ponerla en una balanza junto con The Mandalorian y no será justo, porque Ep. IX carga con el peso de sus dos entregas anteriores y perderá, mientras que “Mando” solo toma elementos de sagas como Rebels y construye una historia aparte por lo que solo depende de ella misma para ser genial. Y lo logra.

Desde ya siento lástima por The Rise of Skywalker. No va a ser fácil para ella lograr llegar al corazón y al gusto de los fans y van a volver los chistes de Jar Jar Abrams, los fans tóxicos se irán de nuevo lanza en ristre contra las actrices que están ahí solo por cumplir una cuota y las compararán con Cara Dune, el personaje de Gina Carano que aunque al día de hoy no ha salido en The Mandalorian, desde ya imagino que es tan genial como Sabine Wren o la capitana Hera Syndulla.

Yo no quiero iniciar tampoco comparaciones desde ya, no sería justo hacerlo a algo menos de un mes de ver The Rise of Skywalker, pero si siento que para esta y las dos anteriores, debieron preguntarle y asesorarse mucho más de una persona como Dave Filoni para construir historias que cargaran esa mística de Star Wars que está ausente en los Episodios VII y VIII, sin enfrascarse en querer ser un retrato fiel a los tiempos modernos de la sociedad y un reflejo de las situaciones políticas de lo que sucede en el mundo.

Rey Llorando - Star Wars

Rey llorando al entrar a Reddit y viendo cómo todos aman a «Mando» y a «Baby Yoda».

Espero solo lo mejor para The Rise of Skywalker y estoy seguro que alcanzará o superará los récords de taquilla de las anteriores, venderá millones de dólares en juguetes y nos dejará encantados con D-0 (Dio le pusieron ya), pero también sé que saldremos de la sala con esa sensación de que algo le faltó para que entrara en el ranking de nuestras favoritas y que le mucho le sobró como para siquiera considerarlo. Espero equivocarme.

Mucho se ha dicho sobre esto y casi siempre que se eleva una voz de protesta por esto, nos dicen que si solo nos gusta la trilogía original, pues que ahí la tenemos, que si solo nos gustan Rebels y Clone Wars, pues que ahí están en Netflix (estaban), que si Rogue One nos parece una locura, pues que nos vayamos a verla y no molestemos. Pero si nos gusta la trilogía original, Clone Wars, Rebels, Rogue One, Resistance y ahora The Mandalorian, ¿por qué no podemos esperar que las películas, el eje de este todo universo de Star Wars, sea tan bueno como las series?

I Have Spoken.

@alejoserrano

P.S: Algunas personas me han preguntado cuál es mi teoría sobre el origen del Baby Yoda y yo le estoy apostando a que sea un hijo de Yaddle, una de los miembros del Alto Consejo Jedi, quién seguramente fue una de las víctimas de la Orden 66. Si Baby Yoda tiene 50 años, es muy posible que coincida con la fecha en que sucede The Mandalorian.

Hace 10 años un tribunal militar lo condenó a prisión por un crimen que no cometió, escapó del presidio y se instaló clandestinamente en Los Angeles. Hoy, aunque el gobierno lo busca, si alguien tiene un problema, necesita ayuda y puede localizarlo, tal vez pueda contratar a Alejo Serrano. Co-fundador y DGC de Geeks Magazine. En Twitter y en todos lados: @alejoserrano

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT