Home / Cómics  / The Boys: tras el lado oscuro de los superhéroes [Reseña]

The Boys: tras el lado oscuro de los superhéroes [Reseña]

¿Qué pasaría si personas con superpoderes existieran de verdad? ¿Cómo afectarían nuestra experiencia de la religión, la economía, o la industria del entretenimiento? ¿Cómo afectaría semejante competencia sobrehumana a los policías y militares? ¿Qué problemas tendrían las parejas mixtas de simples mortales con superpoderosos? Cuando no hay poder en el planeta que los detenga, ¿qué impide que los superhéroes abusen de su poder? Esas son la clase de cuestiones que se desarrollan en The Boys. Esta apuesta de Amazon Prime Video busca cautivar al segmento adulto que ama las historias de superhéroes pero está harto de las suavicen para hacerlas aptas para niños. La serie no se guarda nada y el sexo explícito, la violencia gore y el humor negro son casi tan abundantes como en el cómic en que se basa.

Superhéroes: más que celebridades

Ya sabemos cómo en la vida real las super estrellas del deporte como Lionel Messi o Cristiano Ronaldo mueven miles de millones de euros en las canchas. Eso sin contar todas las industrias que se mueven alrededor de ellos por fuera de las canchas, incluyendo publicidad de accesorios, fragancias, ropa y las publicaciones y paparazzis que literalmente viven de los detalles de la vida privada de estas celebridades. Entre más escandalosos, mejor.

Es tanto el dinero y el poder que manejan los clubes deportivos y la FIFA, que ya poco pueden hacer los países por controlar sus prácticas poco transparentes. Como cuando la FCF simplemente canceló la Liga femenina de fútbol en represalia por las denuncias de abusos y maltratos presentadas por varias jugadoras.  Y algo similar ocurre en otros deportes, como el fútbol americano o el baloncesto en Estados Unidos.

Por eso el universo que nos presenta The Boys (2019) es inquietantemente realista. Solo que en vez de deportistas, las celebridades son mutantes capaces de volar, correr más rápido que una bala, lanzar rayos de energía o destruir un camión blindado a mano limpia. Con toda la razón, estas súper celebridades son tratadas casi como dioses. Pero cuando cometen un error o no se sienten obligados a seguir las mismas restricciones morales que los simples mortales, literalmente no hay nadie que los ponga en su sitio.

The Boys.

Starlight, The Deep, Queen Maeve, Homelander, Black Noir, A-Train y Translucent son la élite de los superhéroes conocidos como The Seven.

Enter The Boys

Aquí es donde entran los protagonistas de esta historia: William Butcher (Karl Urban), Frenchie (Tomer Capon), M.M (Laz Alonso), Hughie Campbell (Jack Quaid) y Kimiko (Karen Fukuhara). Cansados de ser víctimas inermes de la incompetencia o el abuso deliberado de los superpoderosos, este grupo de renegados decide investigar los más oscuros secretos de estas celebridades. Y hacen lo que sea necesario para hacerlos caer, aunque pongan en riesgo a sus seres queridos, como el despistado papá de Hughie (Simon Pegg). Parafraseando a Butcher, por separado no tienen oportunidad, pero juntos son tan exitosos como las Spice Girls.

Karl Urban ya nos había mostrado su lado más rudo (Vakko en The Chronicles or Riddick (2003), Judge Dredd en Dredd (2008) ), así como su lado cómico (Dr. McCoy en Star Trek (2009), Skurge en Thor: Ragnarok (2017)), poniendo lo mejor de ambos en un Butcher que fácilmente produce escalofríos por su crudeza y en la escena siguiente hace reír con situaciones inesperadas y ricas en humor negro.

Del lado de sus antagonistas, se destaca Madelyn Stillwell (Elisabeth Shue), vicepresidenta de Vought (el equivalente a la FIFA, la NFL y la NBA juntas) y que controla con puño de hierro la multimillonaria industria de los superhéroes. La rodean la élite de sus estrellas: The Seven. Ellos son Homelander (una mezcla de Superman y Capitán América interpretado por Antony Starr), Queen Maeve (la equivalente a Wonder Woman, Dominique McElligott), A-Train (el Flash de Vought, Jessie T. Usher), The Deep (una mezcla de Aquaman y Namor, Chace Crawford), Black Noir (una especie de ninja, Nathan Mitchell), Translucent (hombre invisible, Alex Hassell) y la recién llegada Starlight (Erin Moriarty). Cada uno tiene personalidades diferentes, cuya complejidad vamos descubriendo poco a poco detrás de la fachada creada por el equipo de mercadeo de Vought.

El cómic y su adaptación a la TV

Portadas de The Boys por Darrick Robertson

La serie de TV está basada en una serie de cómics que publicó 72 ediciones: la primera en octubre de 2006 y la final en noviembre de 2012. Escrita por Garth Ennis y co-creada y dibujada por Darick Robertson, empezó siendo publicada por Wildstorm, pero debido a su extrema violencia y crudo contenido explícito debieron seguirla produciendo en Dynamite Entertainment.

Aunque obviamente la historia de la serie de TV trate de ser lo más fiel posible al cómic original, se trata de medios distintos con sus propios recursos narrativos y tienen que haber diferencias. De hecho, el responsable de la serie, Erik Kripke, intencionalmente ha dado varios giros a la trama original con el fin de que incluso quienes ya conocían el cómic encontraran algo nuevo y no sepan de antemano qué va a pasar. De esta manera, la adaptación se convierte en un contenido que se defiende solo, permitiendo que el universo del cómic siga estando disponible para quienes quieran sumergirse en él, pero sin tropezarse con spoilers de la serie de TV.

La serie de superhéroes que estábamos esperando

Aunque ya se empiece a sentir cierta fatiga con el tema de los superhéroes después del estrés de Avengers Endgame (2019), The Boys es un grato hallazgo. A pesar de su crudeza, este tipo de historias son importantes porque invitan a reflexionar sobre el enorme poder que damos a las celebridades sobre nuestras vidas. Y el fenómeno de #MeToo probó que ni siquiera los seres más poderosos pueden contar con que van a poder abusar de su poder y salirse siempre con la suya. Ellos necesitan saber que tarde o temprano aparecerá alguien que los enfrente, aunque las probabilidades estén en su contra. Después de todo, eso no detuvo a Butcher y sus muchachos, ¿no?

¡Gracias por leer!

@ApoloDuvalis

Arquitecto de software y Magister en Comunicación. Apasionado por la ciencia-ficción desde chiquito y fanático de Star Trek, DC Comics y Game of Thrones en particular. Le gusta hacer paralelos entre la ciencia ficción (obviamente) y aspectos de la vida real como la gestión del conocimiento, la astronomía y la política de nuestro proceso de paz.

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT