Home / Videojuegos  / PC Gaming  / 11-11: Memories Retold [Reseña]

11-11: Memories Retold [Reseña]

War has changed… no, esperen un momento, ya hemos dicho esto en dos post recientes en el blog y ahora que lo pienso, la guerra es un tema que siempre ha fascinado al ser humano y un eje narrativo muy recurrente en los videojuegos, así que luego de haber reseñado Ace Combat 7 y Battlefield V, llega el turno para 11-11: Memories Retold.

Las razones para luchar en una guerra son siempre las mismas, un grupo de hombres acaudalados tienen disputas sobre territorios o ideologías que no compaginan entre ellos y deciden enviar a otro grupo de hombres a pelear sus batallas, mientras ellos están cómodamente sentados en sus casas.  Desde que se luchó la «Guerra del Fuego» (véanla si pueden, es de 1981, pero muy educativa y con un casting impresionante para su época), hasta las guerras modernas donde las armas pueden barrer un continente en segundos, los motivos para ir a una guerra siempre son la patria, el honor, defender unas verdades que tomamos como ciertas luego de que nos las han repetido hasta el cansancio y en muchas, muchas ocasiones, por la mala fortuna de estar en el momento y en el lugar equivocado.

Harry y Kurt son dos hombres cuyos destinos, a pesar de estar forjados en dos sitios de la tierra completamente alejados, terminarán uniéndose de la forma menos imaginable y luego de una serie de eventos, terminarán cambiando sus vidas para siempre.

La Historia

Harry nació en Boston, pero vive en Canadá, no tiene más de 25 años.  Por su lado, Kurt nació en Alemania y es un hombre felizmente casado y padre de dos hijos.  Harry ama la fotografía, pero ama aún más a la hija del dueño del estudio fotográfico donde trabaja. Kurt ama su enormemente a su familia y su hijo mayor está en el frente de batalla durante la primera guerra mundial. Harry quiere ganar el respeto y la admiración de su amada. Kurt no ha vuelto a tener noticias de su hijo. Harry se enlista en el ejército como fotógrafo de guerra para lucir un uniforme y conquistar a la mujer de su sueños.  Kurt se enlista en el ejército para así poder ir a buscar en el frente a su hijo perdido.

11-11: Memories Retold - Harry y Kurt

El destino lleva a que dos hombres sin nada en común, crucen sus vidas en medio de la guerra.

Estas dos historias, tan distintas entre sí, terminarán uniéndose al final (esto es tan obvio que no es un spoiler), pero lo que hace interesante a este juego, es la forma en que se van desarrollando todos estos sucesos.

Los Elementos Narrativos

Mientras que los demás juegos de guerra buscan lograr la mayor cantidad de muertes y destrucción para obtener puntos y progresar en el juego, 11-11: Memories Retold busca encontrar la poca belleza que existe alrededor de estos actos de barbarie.  Harry lo hace a través del lente de su cámara y Kurt con las cartas cargadas de historias que envía a su esposa y a su hija menor.

Lograr una foto que tenga un momento único requiere cierta destreza que viene desde nuestra propia realidad, porque tomar una cámara y sacar una foto, no es lo mismo que esperar al momento perfecto.  Fotografíar un ave quieta mientras está parada en un poste no logra un momento mágico como si esperamos a que abra las alas.

11-11: Memories Retold

Los elementos narrativos que utilizan la cámara de Harry y las cartas de Kurt.

Escribir una carta que suene sincera y logre calmar los nervios de tu esposa y tu hija requiere cierta comprensión de la situación tuya y la situación en la que ellas están.  Mentir un poco y darles noticias esperanzadoras puede ser mucho mejor que decirles la cruda realidad.

Lo que hace más interesante el juego, es que la foto correcta o una carta bien escrita, serán determinantes para el desarrollo del juego y tienen influencia directa en los eventos que vivirás a futuro.

La Belleza de lo Simple

Lograr que un juego destaque por su estilo gráfico es difícil, más aún cuando en el mercado indie hay tantos estilos como número de juegos que existen.  Sin embargo, 11-11: Memories Retold sin ser un título AAA, sí es publicado por un estudio como lo es Bandai Namco y es por esta misma razón que su estilo gráfico es toda una declaración de independencia de parte de Aardman & Digixart, sus dos compañías desarrolladoras, para lograr un estilo visual que, si mi memoria no me falla, es único dentro del mundo de los videojuegos.

Evocando la película Loving Vincent o la ya clásica What Dreams May Come con Robbie Williams, este juego se ve y se siente como una pintura en movimiento, con una apuesta muy arriesgada de parte de sus dos estudios desarrolladores, ya que es un estilo visual que en los primeros momentos del juego aburre y confunde un poco, pero como con el arte y este tipo de propuestas, es un gusto que se va adquiriendo y aprendiendo durante las primeras horas del juego.

11-11: Memories Retold

Cuando los videojuegos se acercan al arte.

Pero igual que con su estilo gráfico, la sencillez de su estilo de juego es lo que eleva este juego a un nivel superior y lo que lo ha llevado a ser considerado una joya de arte moderna, dándole al jugador muchas opciones de ir avanzando en el juego, eligiendo su propio ritmo y dándole la oportunidad de elegir el momento perfecto para ser capturado a través del lente de Harry o expresando las palabras correctas en las cartas de Kurt.

La Historia

A diferencia de otros juegos que se cuentan utilizando como escenario la guerra, cualquiera que esta sea, 11-11: Memories Retold no recurre al tema de la violencia y la sangre derramada.  Al contrario, encuentra una forma mucho más sencilla de hacerlo y logra contarlo a través de las vidas de estos dos hombres.

Contar cómo estos dos destinos terminan uniéndose, sería entrar en terrenos de los spoilers, pero también demuestra que cuando dos vidas están destinadas a unirse y encontrarse, es imposible evitarlo.  También es una prueba de que pequeñas decisiones conllevan a enormes cambios en nuestras vidas y que no solo nos afectan a nosotros, si no al resto de personas que nos rodean.  Eso sí, hablando ya como jugador, al parecer es un poco complicado el desbloquear todos los finales del juego y que al estilo del NieR Automata, toda decisión que tomemos, nos llevará a un final diferente.  Sin haberlo terminado aún, es posible regresar a jugar ciertos capítulos para buscar los coleccionables que están regados por todas partes o tal vez elegir tomar una foto diferente o mandar una carta no con mentiras, si no con la cruda realidad de la guerra y así conseguir otros finales.

Sin embargo, creo que este no es un juego al que vaya a buscarle el trofeo de platino.

El valor de las historias que merecen ser contadas

Curiosamente, mientras escribo esto me dan las 11:11 de la noche y trato de relacionar esto con el 11-11 del Memories Retold, llegando a la conclusión de que en la vida hay pequeñas epifanías que se presentan a diario y que son momentos que merecen ser atesorados.

Otro gran atractivo del juego, es que al igual que con las grandes producciones cinematográficas, los dos actores de voz que interpretan a los personajes son muy reconocidos, siendo Elijah Wood quien interpreta a Harry y Sebastian Koch quien hizo el papel de Kurt.  No sé qué tanto logren dos nombres de esta talla lograr que la gente decida comprar un videojuego, pero si son un gran atractivo para el juego.

11-11: Memories Retold es el extraño hijo de una compañía japonesa, un estudio de animación de Gran Bretaña y una desarrolladora de videojuegos francesa, que cuenta los eventos sucedidos en la primera guerra mundial, utilizando un estilo estético completamente nuevo en el mundo de los videojuegos y que demuestra que para lograr un título de calidad, lo que debe primar son las historias, la jugabilidad las historias y no es necesario entrar en complicados mundos multiplayer o juegos de mundos abiertos para lograr una obra de arte.

Fecha de Lanzamiento: Noviembre 9 de 2018
Estudio: Aardman & Digixart
Publisher: Bandai Namco Entertainment
Disponible en: PlayStation 4, Xbox 360, PC Gaming
Género: Aventuras, acción
Nota: 8 / 10

 

¡Gracias por leer!

@alejoserrano

 

 

 

La reseña de 11-11: Memories Retold se realizó con una copia digital del juego para la consola PlayStation 4 proporcionada a Geeks Magazine por la agencia SysPerTec.

Hace 10 años un tribunal militar lo condenó a prisión por un crimen que no cometió, escapó del presidio y se instaló clandestinamente en Los Angeles. Hoy, aunque el gobierno lo busca, si alguien tiene un problema, necesita ayuda y puede localizarlo, tal vez pueda contratar a Alejo Serrano. Co-fundador y DGC de Geeks Magazine. En Twitter y en todos lados: @alejoserrano

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT