Home / Cine  / La Bella y la Bestia 2017 [Reseña]

La Bella y la Bestia 2017 [Reseña]

Disney nos trae de nuevo la historia de un príncipe malcriado que ha sido convertido en una Bestia (Dan Stevens) y sus sirvientes en utensilios caseros (inserte aquí larga lista de famosos de Hollywood), hasta el día en que su amo encuentre el amor o caiga el último pétalo de la rosa. Bella (Emma Watson), una insatisfecha y ávida lectora, toma el lugar de su padre como prisionera para pagar por el allanamiento de morada e intento de robo cometidos. Con el tiempo, van desarrollando sentimientos el uno por el otro (hola síndrome de Estocolmo), mientras superan los esfuerzos de Gastón (Luke Evans) el híper masculino galán de la villa, por conquistar el corazón de Bella y decorar la pared de su casa con la cabeza de la Bestia.

Después de esperar con ansia la película creo que no hay nada profundamente negativo y nada decididamente positivo que decir de ella. No es una mala película en términos generales, pero se queda corta ante la versión animada, porque en general, no aporta nada novedoso a la historia -aparte de 45 minutos más de película-.

Hay que resaltar el trabajo de Emma Watson como Bella, quien logra llevar a la pantalla a este espíritu libre, amante de los libros, cuya imaginación y ambiciones son demasiado grandes para esa pequeña villa francesa en la que vive. Es la perfecta heroína de Disney, una mezcla de inteligencia e inocencia, una sonrisa que lo ilumina todo con sus ojos preciosos y dulces. Desde la primera escena queda planteada esta nueva Bella, que no busca libros en la biblioteca sino en la iglesia, mostrando un siglo XVIII más progresista.

Pero en cuanto a los personajes, lo más interesante es el cambio de la Bestia, ya que es una versión más madura de la versión animada. Un príncipe maldecido por no amar a nadie ni a nada, es un personaje abrumado por su situación, un romántico -bastante petulante eso sí- que se siente condenado al estar atrapado en el cuerpo de un monstruo. Un gran avance frente a la versión animada, que estaba todo el tiempo lidiando con sus problemas de manejo de ira y no con la condición de estar maldito. Quien pasa realmente desapercibido es Dan Stevens, aparte de una colorida introducción y una fugaz escena de transformación al final, bien podría no haber estado presente, opacado completamente por su versión en CGI.

La Bella y la Bestia

Si bien el voice acting es importante para darle vida a los personaje, la interpretación de Dan Stevens pudo haber sido más notoria.

Como buena historia de Disney se incluye en la receta un villano y un comic relief enmarcado en la relación entre Gastón y Le Fou (Josh Gad). Gastón es un egocéntrico ex-soldado dispuesto a mentir y manipular para conseguir lo que quiere y que pasa de vil a malvado sin que nadie se percate. Mientras que Le Fou, su compañero, se roba la pantalla cuando aparece, dándonos unos pocos momentos de humor de la película. Estos dos personajes se ven beneficiados con el cambio a la versión live action y proveen verdaderos momentos de diversión, de hecho Gastón es la persona que más se divierte en toda la película, bajo la mirada escandalizada de Le Fou.

La película está llena de detalles que llevan a la vida “a tale as old as time, a song as old as rhyme…”, una gran dirección de arte, un vestuario preciosista y lleno de detalles consistentes con la época retratada, pero, a pesar de todos estos esfuerzos por hacernos sentir frente a algo “vivo”, se siente menos real que la animación de 1991. Uno de sus mayores defectos es que está llena de lugares comunes al cine de fantasía. La villa soleada y colorida de los campesinos -bastante incluyente en términos raciales- versus el castillo ‘gótico’ de la Bestia, que sin la elaboración y el horror de los escenarios de Tim Burton, digamos que es… gótico estándar. Obvio no falta las peleas con espadas, iguales a las que hemos visto miles en los últimos años y el obligatorio escape de los lobos en un bosque, algo que ya parece la escena obligada en el género.

Lo que nos lleva a que no es una película amable con los niños, le falta humor y además dura más de dos horas, ya que se extiende de manera innecesaria en tramas secundarias que no aportan realmente a la historia, como explicar los traumas de los protagonistas debido a sus progenitores. Esta nueva versión de La Bella y La Bestia está mucho más orientada al público juvenil, que ya está familiarizado con el trabajo del director Bill Condon en dos de las entregas de Twilight.

Había dos momentos claves para mí, glorificados por la nostalgia y los años: la entrada a la biblioteca y el baile. Ninguna de las dos llenó mis expectativas en esta nueva versión, esperaba que estos dos momentos marcaran -como en la versión animada- puntos vitales en términos cinematográficos y en la relación de pareja, pero terminan debiéndole al espectador el enriquecimiento emocional que merecían, más allá del eye candy.

La Bella y la Bestia

Una de las escenas más esperadas de la película no cumplió con las expectativas que se tenían de ella.

Mucho se habló de que por primera vez veríamos un personaje gay en una película de Disney – y esto ha puesto en peligro su estreno en salas en países intolerantes ante la comunidad LGBTI-, pero el momento en el que Le Fou encuentra a su pareja, sólo dura un segundo en pantalla. Es tan corto que si parpadean se lo pierden; así que esto termina pareciendo una estratagema para atraer a los cines a la comunidad gay y ser políticamente correctos con una comunidad que ha sido el gran soporte de los musicales en los Estados Unidos.

Me doy cuenta que no he parado de comparar esta versión de La Bella y la Bestia con su contraparte animada y eso me lleva a una serie de preguntas: ¿debería hacerlo o debería la película sostenerse por sí misma? Creo que es el dilema al que nos enfrentamos en la cultura del reboot: estamos atraídos por la añoranza de lo viejo pero queremos ver algo nuevo. Pero una vez superado el despliegue de CGI, no queda nada detrás. Esta es una película que se olvida rápidamente.

Nombre: La Bella y la Bestia
Género: Familiar, Animación, Musical
Director: Bill Condon
Escritor: Stephen ChobskyEvan Spiliotopoulos
Protagonistas: Emma Watson, Dan Stevens, Luke Evans, Josh Gad, Kevin Kline, Hattie Morahan, Haydn Gwynne.
Calificación : 7.5/10

¡Gracias por leer!

@BookWormMaiden de @GeekdomsDeChicas

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT