Home / Series  / De un héroe y su tragedia: Show Me A Hero [Review]

De un héroe y su tragedia: Show Me A Hero [Review]

Las mini series, al estilo de The Night Manager que reseñé hace poco, son ese tipo de historias de seis capítulos no más y de las que uno apenas se entera porque poco las transmiten, poco las publicitan y uno está de buenas si logra verlas en algún canal. Voy a hablar de Show Me A Hero de HBO.

La primera escena de Show Me A Hero es la mejor de todas, la que cuenta al final.

La primera escena de Show Me A Hero es la mejor de todas, la que cuenta al final.

Hace un par de semanas Variety sacó un artículo sobre Show Me A Hero y viendo los nombres de los actores y el director -iré a esto más adelante-, me generó mucha intriga. Pero no tenía tan claro qué esperar. Las mini series y las películas para televisión, en especial las de HBO suelen tocar temas muy específicos, algunas veces difíciles, pero recordé una de mis favoritas, Angels In America y pensé: ¿por qué no?

Seis partes después, llegó el momento de la reseña, que está libre de spoilers porque quisiera que le dieran la oportunidad a la mini serie. A continuación, tres cosas que pensé mientras veía Show Me A Hero.

Aunque ayuda, no son solo nombres

Show Me A Hero tiene un reparto digno de cualquier película. El protagonista principal es Oscar Isaac (Poe Dameron en Star Wars: Episode VII – The Force Awakens y el villano de azul en X-Men: Apocalypse) y en la serie interpreta el papel de Nick Wasicsko. Lo más interesante de este personaje es que al principio no entendemos bien quién es Nick en realidad. Lo que sucede es evolución, al ver cada parte se va construyendo el personaje, lo que implica un gran trabajo del actor. En muchas escenas de la mini serie todo está contenido, se dice poco y se sabe mucho en silencios pero en especial en reacciones. Por algo Isaac se ganó el Golden Globe a mejor actor en miniserie.

Show Me A Hero

Alfred Molina brinda una de las mejores actuaciones como uno de esos políticos que hablan y hablan, pero no hacen mucho.

Aunque Oscar Isaac es el protagonista lo amo , hay demasiados buenos actores alrededor que hacen un deleite en actuaciones. Alfred Molina (The DaVinci Code, Spider-Man 2) es simplemente alucinante, por lo detestable como Hank Spallone; hace mucho no veía a Winona Ryder (Dracula, Edward Scissorhands) en un papel tan complejo como el de Vinni Restiano; fue una agradable sorpresa ver a Jon Bernthal (Punisher en Daredevil, The Walking Dead) en este papel tremendamente divertido como el abogado Michael Sussman. Pero quien más me causó sorpresa es Catherine Keener (Captain Phillips, 40 Year Old Virgin) en el papel de Mary Dorman, quien sufre junto con Wasicsko la mayor transformación y evolución.

Hay un nombre mayor entre todos, el que para mí se roba el show: Paul Haggis. Este director es conocido porque tiene nada menos que dos películas con Oscar, Crash y Million Dollar Baby, además dirigió la primera de Bond con Daniel Craig, Casino Royale. Pero es más que un nombre, Haggis es uno de los mejores directores que hay en el momento y eso se resume en que su mano no se ve, es una dirección invisible en la que quienes resaltan son los actores, y al final, es la historia.

Historia específica, tramas que evolucionan

Lo reconozco: estuve a punto de claudicar después de ver la Parte Uno. Show Me A Hero trata de Nick Wasicsko (Oscar Isaac) y lo que sucede en la ciudad de Yonkers en Nueva York. El gobierno aprobó unas casas públicas, que generalmente son para habitantes de color, y los blancos de Yonkers no quieren el proyecto. Nick, el alcalde más joven de Estados Unidos al momento, debe enfrentar el cumplir la ley versus los ataques continuos de las personas. Eso es en líneas generales.

El asunto es que para uno que vive en otro país, cuesta mucho entender el drama de la historia, porque las casas públicas allá no funcionan como en Colombia y ese es el conflicto principal. Pero además hay un problema muy grande al comienzo: Nick Wasicsko no es alguien con el que uno pueda identificarse o sentir simpatía, por lo menos no al comienzo. Al principio de la historia Nick es demasiado pusilánime: la historia comienza cuando está por cumplir 28 y es demasiado ingenuo, demasiado tonto.

show me a hero

Con la historia de Nick Wasicsko conviven otros cinco dramas de los suburbios de Nueva York.

Calma. Ya en la Parte Dos se empieza a vislumbrar lo que sucederá. Primero porque empieza a verse la verdadera estructura narrativa: la historia de Nick está entrelazada con otras cinco historias que se complementan muy bien y comienzan a aparecer todos los conflictos entre Spallone (Molina) y los miles de intereses políticos. A medida que la historia avanza, se empieza a ver que se está hablando más allá de casas y se habla de vidas, personas, oportunidades, incluyendo al propio Wascisko. Al punto que el final es muy inesperado: para mí ha sido una de las escenas más difíciles de ver en televisión. Esto me lleva al siguiente punto: esta es una historia no solo bien contada: está bien hecha.

Deleite para los ojos y los oídos

Buenos actores, excelente historia, esto es lo que uno espera. A esto se le suma un tercer ingrediente: detalles de realización que hacen que sea una historia muy bien narrada. Lo primero es la música. Toda la serie está ambientada con canciones de Bruce Springsteen, lo que resalta el significado de Estados Unidos en los años 80’s. Y entre el sonido y el silencio se genera un ritmo narrativo que apoya la historia, la música aparece porque hay un radio o el clásico boom box y los silencios se dan en el momento oportuno.

show me a hero

Excelente realización, muestra del talento de Paul Haggis, el director.

La fotografía es impecable porque genera el contraste entre Yonkers y las viviendas que se están construyendo y los barrios en los que viven muchas de las personas que se verán beneficiadas. Las noches, sean las noches en estos barrios o las propias noches de Nick en las que está atormentado, son peligrosas y uno lo sabe con solo ver las penumbras.

Pero la maestría está en la primera escena, que se transformará a lo largo de la historia. El primer plano en el que vemos el beeper de Nick sonando, mientras camina y de fondo se ve el cementerio es perfecto, muy diciente. Y su repetición se convierte en un mantra que nos recuerda que hay algo que no sabemos, y que sabremos al final -recomendación: mucha atención a esta escena, después lo entenderán todo-. El final de Show Me A Hero es uno de los más difíciles de ver que me ha tocado vivir. Como espectador queda uno complacido por ver una buena historia pero con el corazón en la mano.

Hay una frase que dice uno de los personajes en la historia y que da nombre a la serie: “Muéstrame un héroe y escribiré una tragedia”. Eso es Show Me A Hero, una historia en medio de los años 80’s, bien hecha, bien dirigida, bien interpretada. Una tragedia griega que nos enseña y nos alecciona.

Me encantaría saber si alguien vi la mini serie o la va a ver. ¡Espero sus comentarios! O que nos comenten que otras mini series ven y quieren recomendarnos.

¡Gracias por leer!

@photosynthetica

Escritora, guionista y planner de pelo rosado pues (parte de) las ideas vienen con el peróxido. Hay historias en todas partes, pero el audiovisual las reúne todas. De eso quiero hablar, de las historias en el cine, las series y hasta la música. @photosynthetica en Twitter.

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT